manguera amarilla 1

Manguera para compresor de aire

Cada manguera para compresor de aire tiene un tiempo limitado de utilidad. Estas eventualmente se desgastan hasta un punto en el cual se vuelve inutilizable. Esto dependiendo de aspectos como la calidad del producto, la frecuencia de uso y el material de elaboración.

Los diferentes tipos de manguera tienen sus ventajas y desventajas, por lo que la decisión involucra establecer cuál se adecúa mejor a tu necesidad o a los requisitos específicos de su equipo de trabajo.

¿Cómo elegir una manguera para compresor de aire?

Es importante saber cómo elegir una manguera adecuada para la necesidad que se tiene. Esto es esencial para garantizar una presión de aire estable, un cierre hermético y una potencia de salida constante.

Sin embargo, se sabe que ante la gran variedad de opciones disponibles en el mercado, puede ser difícil saber por dónde empezar al hacer la selección. La experiencia de quienes trabajan en este ramo permite realizar algunas recomendaciones que ayudan a hacer una buena compra.

Longitud de la manguera de aire

La longitud de la manguera afecta directamente la utilidad y el rendimiento de los equipos neumáticos, pero mientras más larga sea, mayor posibilidad habrá de perder presión durante el recorrido del aire.

Además, debes pensar también en el peso y el volumen, lo cual influye en su maniobrabilidad. Es necesario considerar qué se hace realmente con la herramienta neumática y la cantidad de movimientos requeridos en cada trabajo donde se usa.

La idea es conseguir un balance entre la maniobrabilidad y la presión, de modo que se pierda el mínimo posible de aire. Su diámetro dependerá del equipo donde vaya a conectarla. Suelen variar entre 6 y 10 mm en su interior.

Materiales de la Manguera para compresor de aire

El material del que está hecha la manguera afectará su flexibilidad, el peso de la línea, el rendimiento y el tiempo útil. Por ello conviene conocer algunos de estos detalles. Los materiales más comunes en los cuales se construyen son los siguientes:

  • Nylon
  • Cloruro de polivinilo o PVC
  • Caucho
  • Poliuretano

Respecto a la durabilidad y flexibilidad, el nylon es el menos duradero. Al torcerse y enrollarse con facilidad, suele convertirse en una manguera más útil para retrocesos, al igual que las mangueras de poliuretano. El cloruro de polivinilo también se enrolla y dobla, pero no supera al nylon.

La mejor opción es el caucho, que por su naturaleza resiste mejor la abrasión al aplanarse y no doblarse, siendo además el material más pesado de los cuatro, pero más resistente al clima frío.

Puede ser tentador escoger una manguera para compresor de nylon, porque son más económicas. Pero solo por un poco más de presupuesto, es posible obtener una manguera de retroceso de goma, PVC o poliuretano. Estas pueden proporcionar muchos años de servicio confiable si se les cuida adecuadamente.

En caso de emergencia puede emplearse una manguera de caucho de gran longitud que tenga en reserva y pueda recortarse para adecuar a la longitud requerida momentáneamente.

¿Cómo cuidar y mantener la manguera en buenas condiciones?

Para mantener el estado correcto de la manguera debes utilizar siempre los accesorios adecuados con tu equipo.

  • Manómetro: Te permite conocer el valor de la presión de aire en todo momento. La mayoría de los compresores incluyen uno o dos, que indican la presión del aire del calderín y la de salida. Pero además es recomendable incluir un tercer manómetro en la manguera de trabajo.
  • Presostato del Compresor de aire: Este accesorio permite controlar la presión del aire que circula en el sistema, evitando que se exceda el nivel máximo soportado.

Hay dos tipos distintos de mangueras: La primera, conocida como estándar, es plana, sin curvas ni bobinas. Puede enrollarse sin ser apretada en bucles para su almacenamiento. También puede montarse en un carrete de manguera que puede enrollarse con una manivela y montarse en una pared.

El segundo tipo es la manguera para compresor de aire de retroceso. Tiene varios giros pequeños y regulares, similares a los cables telefónicos tradicionales. Las bobinas son de tracción y tienen memoria, por lo que cuando suelta la manguera, se retrae para facilitar el almacenamiento.

¿Cuándo reemplazar la manguera?

En general, se presentan dos razones que conducen a reemplazar la manguera:

  1. La primera es la necesidad de actualizar el sistema de aire para que esté en capacidad de utilizar diferentes herramientas, permitiendo sacar más provecho de ese sistema.
  2. La segunda es más obvia y común, se debe a algún defecto en esa pieza que hace imperativa la necesidad de sustituirla.

Algunos defectos comunes

  • Conector dañado
  • Manguera doblada o torcida
  • Rotura
  • Desgaste prematuro
  • Filtración

Los defectos usualmente se presentan cuando el conector o el área de fijación de la manguera se dañan. De igual manera, cuando se tuerce o dobla impidiendo el paso del aire, la manguera queda inutilizada.

⚠️ Atención: Una manguera defectuosa puede llevar a pérdidas de presión, por lo que el compresor trabajará de más. Esto representa un consumo adicional de energía, que verás reflejado a fin de mes

Si observas una rotura o abrasión en su superficie, notarás también que hay una fuga de aire. Respecto al desgaste prematuro, puede ser provocado por aire muy frío o seco. Y en referencia a la filtración, puede ser ocasionado por efecto de una presión demasiado alta.

El cambio de la manguera de compresor de aire es uno de lo puntos a tener en cuenta cuando se realiza el mantenimiento del equipo. Revisa la entrada sobre el mantenimiento del compresor de aire, para que profundices más en el tema.

Compresor segunda mano

Próxima entrada

Compresores de Aire de Segunda Mano ...